Aunque el título del artículo pueda llevarte a pensar que se trata de un mecanismo caro y difícil de instalar en el hogar, lo cierto es que esa idea es errónea, ya que las persianas automáticas se presentan como una solución excelente para mejorar la calidad de vida dentro de la vivienda y se pueden incorporar por una cantidad bastante asequible.

 

Las persianas automáticas son estructuras formadas por láminas que sirven para regular el paso de luz de manera automatizada y que pueden ser incorporadas en una instalación domótica para mejorar la seguridad y el confort de los dueños de un local, vivienda o garaje.

 

¿Qué aspectos se han de considerar a la hora de instalarlas?

 

Es recomendable valorar diversos aspectos a la hora de elegir el modelo que mejor se adapte a nuestras necesidades y a las propias características de la localización. Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta es la elección del tipo de motor que ejecute el movimiento de las persianas automáticas, ya que puede ser tubular (se coloca en el interior del eje y necesitan poco espacio para enrollarse) o no tubular. Otro de los factores a considerar es el tipo de material y las dimensiones de la persiana, ya que dependiendo del peso, se deberá elegir un motor con mayor o menor potencia.

 

Además, se debe decidir el grado de automatización y el control que se desea tener sobre las persianas, puesto que hay una amplia variedad de opciones en el mercado (sensores climáticos, interruptores, control desde un dispositivo móvil, mando a distancia, etc.).

 

Cabe destacar que para motorizar una persiana enrollable no es necesario cambiarla completamente e instalar una nueva, sino que el mecanismo motorizado puede incorporarse de una manera rápida y sencilla a una persiana ya instalada. ¡Son todo comodidades!

 

No hay duda de que al instalar persianas automáticas  se obtienen una serie de ventajas que repercuten en un mayor confort y un aumento en la seguridad de las personas. Estos son algunos de los beneficios que se pueden obtener: automatización del movimiento de las persianas, aumenta la seguridad, ahorro energético, ayuda a las personas de movilidad reducida, opción económica, posibilidad de manejarlas de manera conjunta y una instalación sin necesidad de obra.